Problemas de conducta más comunes en perros

Existen muchos problemas de conducta que pueden afectar a nuestros perros, no obstante, antes de empezar a aplicar métodos de forma indiscriminada es necesario reflexionar: debemos conocer las causas, los tipos de problemas que existen o las distintas soluciones. Es algo fundamental para tomar la decisión acertada a la hora de tratarlos.

La genética juega un papel muy importante en la conducta de un perro. En ocasiones, puede llegar a imponerse ante el aprendizaje. No es extraño que una perra asustadiza tenga cachorros con un comportamiento similar o que razas que han padecido mucho castigo, como es el caso del pastor alemán, tengan cierta tendencia al miedo. El estrés durante el embarazo de la perra también puede influir en los cachorros.

Otro factor decisivo es la socialización del cachorro. Es un proceso que empieza alrededor de las 3 semanas y que termina cuando el perro tiene 3 meses. Durante este período, el pequeño debe aprender todo lo necesario para su etapa adulta: los hábitos propios de los perros, el lenguaje canino, la tolerancia, el desapego...

Por esa razón, separar a un cachorro de forma pronta de su madre y hermanos puede provocar diversos problemas de conducta, ya que cuando el período se cierra empiezan a aparecer los miedos. Por ello, en ExpertoAnimal siempre recalcamos la importancia de socializar a un cachorro.

Con el cierre de la socialización el can es susceptible a sufrir miedos e incluso fobias. Una mala experiencia, quizás para nosotros desadvertida, puede provocar un auténtico trauma en el animal, que explique posteriormente por qué reacciona ante un estímulo u otro.

1.- Miedos hacia perros, personas, objetos y entornos: el miedo no es exclusivo de los perros que han padecido maltrato. Como hemos explicado anteriormente, existen muchas causas que pueden provocar miedos y fobias. La falta de habituación es generalmente la causa más común. Existen muchos tipos de miedo distintos, desde miedo a las personashasta miedo a los fuegos artificiales.

2.- Ansiedad por separación: la ansiedad por separación aparece cuando el perro se encuentra solo en casa. Son habituales los ladridos prolongados, las deposiciones y la micción, la destructividad, los lloros y el rascado de puertas. Se trata de un problema de conducta que aparece cuando el propietario no está en casa.

3.-Micción y defecación en casa: es probablemente uno de los motivos principales de consulta a educadores caninos y adiestradores. En una crianza apropiada, sería la madre quien enseñaría a sus cachorros a orinar fuera del "nido" u hogar. En su ausencia, son los propietarios quienes deben enseñarle. Si eso falla, puede ocurrir que hasta en su etapa adulta el perro siga defecando y orinando en casa. No obstante, es posible aprender cómo se enseña a un perro a hacer sus necesidades en la calle.