La alimentación del gato

La alimentación del gato siempre es un factor determinante sobre el estado de salud del mismo, más aún en las primeras etapas de vida, en las que el alimento brindado debe ser lo más similar posible a la leche materna. Afortunadamente en la actualidad existen preparados de leche maternizada capaces de sustituir a la leche felina, los cuales podemos administrar con mucha paciencia y amor a través de una jeringa de plástico.

Las tomas deben realizarse cada 2 horas y nunca espaciarse más allá de las 4 horas, cada toma debe contener 10 centilitros de leche. Para administrarla adecuadamente debemos sujetar al gato con la mano y mantenerlo en posición semi-inclinada, procurando siempre que no se atragante con la leche.

Aproximadamente a partir del mes y medio de vida el gato ya puede iniciarse progresivamente en la alimentación sólida, siempre utilizando preparados específicos para gatos cachorros.